miércoles, junio 13, 2007

Viaje a Filipinas

Cuanto tiempo sin actualizar el blog!! Es que la semana pasada se me complicó con cosas que hacer, y cuando me di cuenta se me vino el día de irnos a Filipinas y ya no me daba tiempo. Así que lo actualizo ahora, de vuelta del viaje por las islas que fueron la última colonia del Imperio Español.

El motivo del viaje a Filipinas era celebrar el cumpleaños de dos amigos míos, Pablo (becario Manila) y Vicente (becario Ho Chi Minh) aunque en realidad el cumpleaños de los dos es en julio, pero lo celebramos en junio porque somo sasí de majos (en julio es temporada de lluvia y tifones y no mola). Así que aquí estamos, viajando un fin de semana a todo trapo.

Llegamos a Manila (la capital de Filipinas) a las 11 de la noche del viernes tras una hora de retraso en el vuelo, y directos al club donde se celebraba la fiesta de cumpleaños. En el club, reencuentro con los becarios de otros países (Vietnam, China, la propia Filipinas), fiesta hasta las 5 de la mañana con música incluida, y después de eso, sin dormir y sin ducharnos, directos de nuevo al aeropuerto para coger un avión en dirección a Dumaguete, una ciudad en el centro del país. Y es que en Manila no ibamos a pasarnos todo el finde, que no hay nada en la ciudad, nos íbamos a una isla desierta.

Pues eso, que salimos el sábado por la mañana temprano y a eso de las 10 ya estábamos en nuestro destino: una pequeña isla de apenas 20 kilómetros cuadrados llamada Apo Island, en el centro del archipiélago filipino, entre las islas de Negros y Mindanao. Un paraíso tropical famoso por sus corales y donde suelen ir todos los aficionados al buceo para ver su fondo marino. Nosotros como no, no podíamos ser menos, y algunos hicieron submarinismo con botellas de oxígeno, y otros (como yo que no tengo licencia de buceo) hicimos snorkel, pero bastó para ver los corales, los peces, y hasta una tortuga de medio metro nadando por el fondo del mar!



En esta isla pasamos sábado y domingo, haciendo nada literalmente: tomar el sol, bañarnos en el agua cristalina, comer, beber, y relajarnos... lo único malo del resort: que era tan y tan remotamente inhabitada la isla que no había agua corriente ni luz. La luz (sólo había un generador para todo el pueblo y los dos resorts de la isla) la encendían de 7 de la tarde (cuando se hacía de noche) a 12; a esa hora de la noche la apagaban, quedaba toda la isla a oscuras, y todos a dormir. En cuanto al agua corriente, brillaba por su ausencia: en los baños de las habitaciones había dos cubos grandes y un cazo. Uno de los cubos era de agua salada, para tirarlo al wáter a modo de cisterna, y el segundo de agua caliente, para ducharse a base de tirarse cubos de agua por la cabeza... un poco incómodo, pero para estar dos días, no era nada insuperable.

Después de los dos días de relax en la isla paradisíaca (donde apenas dormimos una noche de las 3 del viaje) el lunes por la mañana temprano (o sea, levantándonos a las 5 y media de la mañana) nos fuimos de nuevo a Manila en avión. Pasamos en Manila unas tres horas, dando vuelas por el barrio de Makati (el barrio financiero) y desayunando en una cafetería muy muy muy pija junto al museo Ayala. Tuvimos la mala suerte de estar en Manila justo el día de fiesta nacional (día de la Independencia de Filipinas) por lo que los únicos sitios turísticos de la ciudad (Intramuros, Museo Ayala, etc.) estaba todo cerrado, así que entre eso y que no teníamos mucho tiempo tan sólo pudimos ver algunas calles de la ciudad y la cafetería. Pero estuvo bien para descansar y reponer fuerzas. Después de eso, vuelta al aeropuerto para hacernos las 4 horas de avión que separan Manila de Tokyo. Entre eso, el cambio de hora, y las dos horas de camino del aeropuerto de Narita a casa, acabé llegando a las 22.30 a casa.

Lo mejor del viaje, además de los paisajes de la isla donde estábamos, poder reencontrarme con becarios de otras ciudades: Pepa, Pablo, Vicente, Sylvie, Toño... algunos los volveré a ver en Tokio antes de irme, porque ya me han dicho que vendrán, pero a otros ya no los veré mientras dure la beca, y después de eso, ya se verá, porque no sabemos donde vamos a acabar... pero no importa, sé que tarde o temprano, en algún punto del mundo, volveremos a encontrarnos.

Os dejo con fotos de Filipinas en picasa: http://picasaweb.google.es/ivan.agenjo

4 comentarios:

Ujenio dijo...

Cosas que hacer... el qué, la maleta para Filipinas? que con el bañador y la cremita bastaba? Serás pojjjemon...

Es que vaya vida más estresante! Solo te falta vender los vídeos a la tele y que te paguen por estirarte en la tumbona o tocar el tambor. Buena idea no?

Que conste que reconozco que te lo has ganado, aunque de vez en cuando una fotillo currando o un vídeo que te echen bronquilla, podría estar bien no? Aunque sea ficción...

Un abrazo primou!

chico dijo...

Hola que tal? ya veo como lo pasais por ahi, si este mes no hay nada planeado, pues nos inventamos el cumpleaños de pablo y ala a la playita de fiesta, y ademas con lo golfo que es pablo seguro que montó un viaje muy divertido. Tu primo como no ha estado por alli todavia es un poco iluso y cree que trabajas o algo, cuando vaya en verano vera la verdad, que la beca consiste en estar todo el dia saliendo de fiesta y haciendo viajes, y luego entre semana te dedicas a preparar la siguiente escapadita, y asi otra vez vuelta a empezar,la verdad es que no es un mal curro, jeje. Tambien me he dado cuenta de que os gustan las playas, os pasais todos los fines de semana tirados en la toalla tomando el sol (por cierto he estado mirando las fotos y hay un momento en el que empiezas a hacerle un "book" a megumi, que si megumi al sol, que si megumi en bikini, que si megumi.... la verdad es que yo no me quejo ya que si puedo elegir entre ver a megumi en bikini o verte a ti en bikini....).
Asi que nada, me alegro que lo pasarais bien, dale recuerdos a todos y haber si actualizas mas el blog, que para una cosa que tienes que hacer en toda la semana.... 1 abrazo

Ujenio dijo...

De iluso nada Chicolin, que soy bien consciente de todo aquello que "NO" hace mi primou!

Lo que no quiero es que le cojan de las orejas y me lo castiguen, que como bien dices, Núria, LOLA y yo todavía no hemos hecho acto de presencia y quiero que esté bien disponibol.

Por cierto y para acabar, los puntos suspensivos en el tema de los trikinis, sincérate y reconoce que no te quejas con Megumi pero que como mi primo, con pelo en pecho y bikini no hay otra cosa que te guste más, a que no? (y aclaro y puntualizo, que en este caso no compartiría tu opinión).

Un abrazo a los tres, Iván, Chico y a las 0.1 toneladas!

Primo dijo...

Vaya mierda de comentarios acerca de Filipinas, que perdida de tiempo .y eso es lo que has sacado en claro de un viaje y de un pais??
Que pena que das...